Sobran Recursos, Faltan Humanos

Jose María Peláezexperto en Recursos Humanos,  especializado en Coaching y comunicación Interna, Director del Grado de Administración de Empresas en la Universidad Francisco de Vitoria y Director de RRHH en diferentes programas.

 

Jose María es un gran profesional que encarna los valores del verdadero Director de Recursos Humanos, obteniendo el mejor rendimiento de las personas cumpliendo con la rentabilidad de la empresa. Dispone además de grandes dotes docentes y educativas, haciendo de él un gran profesional en el sector de la formación.

 

Por ello, os traemos una gran reflexión que compartimos con él, muy acertada.


 

SOBRAN RECURSOS, FALTAN HUMANOS

 

Tal vez estéis siguiendo la moda de cambiar el nombre de vuestro departamento. Seguro que os va más lo de Gestión del Talento o departamento de Personas. Es una pena que desaparezca lo de “Humano”. No cambiéis todavía el nombre. Esperad al menos a que lo utilice para desarrollar el juego de palabras con el que he titulado el artículo.

 

En nombre de las cualidades necesarias para trabajar en algunos departamentos tiene una relación con el que utilizamos para nombrarlos. Para trabajar en el Departamento Comercial buscamos profesionales con habilidades comerciales, buenos comerciales. Para el Departamento Técnico queremos técnicos. Para el Departamento de Comunicación queremos comunicadores. No sigo con la lista de todos los departamentos, creo que parece ya claro que para el Departamento de RRHH deberíamos buscar rasgos humanos, o dicho más claramente humanidad. De hecho el insulto más habitual hacia nosotros es llamarnos Recursos Inhumanos por que nos llamamos como no somos…

 

 

 

Desgraciadamente en los últimos años en la estrategia de gestión del área de RRHH hemos puesto mucha más atención en la primera parte del nombre, en los recursos, que en la segunda. Hemos dedicado el tiempo y el esfuerzo mental de muchas personas para buscar los medios y los recursos más innovadores para hacer nuestro trabajo.  Llevados por la moda de la transformación digital hemos inventado los departamentos de RRHH 2.0. Como si nuestro trabajo fuera igual a un programa informático de gestión del que hubiera que sacar nuevas versiones. Obcecados en la innovación por la innovación hemos ido engañándonos con diferentes maneras de llamar a lo mismo. ( Recomiendo releer “La leyenda de la Unidad sin nombre”). Como algunos fabricantes de teléfonos volvemos a sacar las mismas políticas de toda la vida con un nuevo nombre en inglés o una nueva utilidad on-line en su gestión. También, como algunos fabricantes de teléfonos, hemos tenido alguno de los siguientes problemas:

 

  • Se dan casos de empleados quemados por la nueva versión, como las baterías de algunos nuevos móviles. Tanto proceso nuevo, tanto recurso on-line termina por hacerles echar humo al tratar de cambiar de un sistema a otro.
  • Ya no encuentran el botón o la función que más usaban en nuestro departamento. Dejamos de satisfacer necesidades básicas, es decir motivaciones extrínsecas, como entender la nómina o solicitar material, para ahogarle con un empacho de motivaciones trascendentes como lo bien que va la empresa, las numerosas opciones de crecimiento profesional o la altísima responsabilidad social corporativa de los Directores.
  • Echan de menos el trato personal. Con el móvil podemos hacer miles de cosas, es cierto, pero también es cierto que cada vez hablamos menos. Un terminal pensado para conectar personas acaba conectando máquinas. También en RRHH queremos facilitar la vida a nuestros empleados a costa de reducir el contacto personal. Una consulta personal cara a cara sobre las vacaciones pendientes puede servir de excusa a los profesionales más humanos de RRHH para conocer algún aspecto relevante de la faceta personal del empleado

 

 

 

Como digo en el título, creo que todo esto sucede porque sobran recursos y faltan humanos. Sobran aplicaciones y faltan HR Business Partners. Parece más importante cumplir con el proceso o usar adecuadamente el recurso tecnológico que el fin que se persigue con él mismo. Los recursos solo deben ser herramientas que permitan a nuestros mandos intermedios gestionar personas de una forma mucho más humana. Los recursos están al servicio de los mandos para ayudarles a ser más humanos, no al contrario.

 

 

 

 

 

 

 

Jose María Peláez
Profesor y Experto en Recursos Humanos

¿Te pareció interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *