Las claves para ser un buen líder

La función de liderar equipos humanos requiere de tiempo, esfuerzo y una dilatada experiencia en el desarrollo de dicha actividad. Las situaciones a las que se enfrentan los jefes de equipo son, en ocasiones, adversas y complejas, por lo que su preparación ha de ser primordial. ¡Nadie dijo que fuera fácil! A continuación, las claves para ser un buen líder.

Como sabemos, los responsables de área se encuentran en continua observación, por la relevancia de su cargo, y muchas veces son considerados modelos a seguir. Por ello, es importante que un buen líder sea responsable y dé ejemplo con sus actos.

Además, la comunicación juega un papel primordial. Un jefe de equipo debe asegurarse de ser escuchado y entendido, pero también debe saber escuchar las propuestas, sugerencias y/o preocupaciones de sus empleados. ¡Un buen feedback impulsará a tu empresa hacia el éxito!

Aprende de los errores. Sé consciente de ellos para evitar repetirlos en el futuro. Fíjate también en algunos de los grandes modelos de negocios tanto exitosos como de grandes fracasos, y analiza el porqué de cada caso. Te ayudará a estar prevenido.

 

 

Y hablando de errores, recuerda que nadie es perfecto y que las personas pueden cometer equivocaciones. Un buen líder tiene la capacidad suficiente para solventar el problema y afrontar la situación con eficacia.

La empatía es importante para liderar equipos. El responsable del departamento debe ser cercano y comprensivo, estableciendo una relación de confianza con su equipo. Recuerda, la humildad es algo que aprecian tanto tus empleados como tus clientes.

Un buen líder también debe saber motivar a su equipo. La motivación es sinónimo de productividad y, por tanto, de éxito. Esto tiene mucho que ver con el hecho -y el deber- de delegar en tus empleados determinadas funciones en las distintas situaciones a las que se enfrenta el departamento.

En este sentido, un buen líder debe conocer el potencial de su equipo y fomentar sus habilidades especiales en beneficio de la compañía, estableciendo los retos determinados que cada miembro del equipo debe asumir, de forma tanto particular como conjunta.

Con todo, debes estar abierto a nuevas ideas y continuar formándote. No lo des todo por sabido, pues siempre habrá algo que mejorar. Un buen líder sabe cuándo necesita ayuda y dónde obtenerla. Solicítala cuando sea pertinente y aprende de cada caso concreto.

 

¿Te pareció interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright 2016 Campus y Empresa by Opem Universidades | Política de Privacidad