Conocimiento & Talento: Conectar investigación, mercado y sociedad

Raquel Ayestarán, Doctora en Marketing por la UCM Y Directora del Área de Marketing de la Universidad Francisco de Vitoria, colaboradora de OPEM, comparte con nosotros un artículo sobre el conocimiento y el talento, la necesidad de conectar la investigación con el mercado y la sociedad. 

 

En OPEM estamos convencidos de la necesidad de que la Empresa y la Universidad vayan de la mano, trabajando ambos en el proceso continuo de transformación digital, innovación y cambio que estamos viviendo en el talento y en las personas internas y externas a las organizaciones. 

 


» La transformación digital está generando una brecha en los espacios económicos cada vez más definidos, especialmente en dos puntos principales:

 

1) Áreas capaces de generar y concentrar talento e innovación

 

2) Regiones que pierden personas formadas, porque sus dominios no producen en las áreas tecnológicas, ni generan prosperidad. Esta división del mundo en “polos” de innovación está teniendo importantes implicaciones políticas, lo que genera fuertes tensiones entre regiones, ya que son pocas las zonas que concentran el crecimiento y muchas las que sufren los efectos de la devaluación económica.

A escala global, la concentración del crecimiento en industrias concretas por localización, alerta sobre la competencia entre estados por posicionarse en nichos económicos y tecnológicos claves para el desarrollo y la polarización comentada. Los países de la zona euro, incluido España han de decidir si quieren formar parte de la transformación e innovación, para posicionarse en la frontera del crecimiento. En los últimos años se ha producido una ardua concentración del talento que más se busca, por zonas geográficas concretas. Estos clusters son producto del saber multi disciplinar, transversal, formado por conocimiento sobre las prácticas de una industria, dinámicas de equipo, competencias técnicas, y pensamiento estratégico. Los ejemplos de polos en ésta materia son, San Francisco, Boston-Cambridge y Shenzhen-Hong Kong, representan los Hubs actuales de Innovación a nivel mundial.

 

Innovación

 

 

3) La tecnología también ha cambiado el mapa de negocio y talento, así como las dinámicas de competencia. De hecho, la transformación digital en las empresas que hagan un uso continuo de IOT y, sobre todo, aquellas que generen y analicen datos de forma sistemática, tendrán fuertes ventajas competitivas sobre el resto.

Se va trabajando sobre la estrategia, los procesos y la técnica, simultáneamente y probando acierto y error. Todo esto está generando una expansión de los winner-takes-all-markets, entornos en los que la tendencia natural es que un único player, controle el mercado en su propio sector, los Oligopolios: Facebook, Google, Amazon, Apple, Tencent. Dentro de países como USA, la brecha económica entre los lugares que concentran el talento y la innovación, es cada dia más grande, California o Massachusetts, como pioneros. La fractura económica parece tener un claro matiz político, económico y social. Misma tendencia en UK, así como en muchos otros países europeos.

 

4) ¿Qué papel han de cumplir las Universidades en la Transformación Digital?

Las universidades han de conectar la investigación, con el mercado y la sociedad. A escala global la transformación digital plantea retos cada día más complejos, por su continuo crecimiento y avance. Aquellas universidades que formen a sus estudiantes en conocimiento e innovación serán capaces de estar en la brecha de esta polarización de talento. Si la Unión Europea decide liderar la economía del futuro debe fijar objetivos claros y elaborar una estrategia de transformación tecnológica ambiciosa en torno a dos ejes.

 

  1. El primero debería concentrarse en generar y atraer una economía estable, para lograr que Europa pueda innovar en áreas tecnológicas. Esto requerirá posicionar habilidades, competencias y conocimientos digitales en el centro de la investigación, innovar, emprender, intra emprender, en las plataformas de transferencia digitales, conectando investigación básica y aplicada, con el mercado y la sociedad.
  2. El segundo eje tendrá un componente social y debería atender las carencias distributivas de la nueva economía. Hay que medir fuerzas, de nada sirve poseer talento e innovación si la mayoría de las personas formadas no tienen oportunidades reales». 

 

 

 

 

Raquel Ayestarán

Colaboradora OPEM Universidades

¿Te pareció interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *