Compromiso, emociones y salarios


Recursos-humanos fotoYa sabíamos que la retribución no se puede utilizar como un factor motivacional a largo plazo (aunque también es cierto que sí puede ser un elemento desmotivador si está mal gestionada), pero para José Castellanos, director ejecutivo de Page Personnel, ésta incluso se puede volver “irrelevante según el  escalón de la pirámide laboral en la que se encuentre, la experiencia adquirida o la situación personal que tenga”.

Esta afirmación la hace en relación a una reciente encuesta elaborada por Manpower y que pone de relieve que a la hora de la búsqueda de empleo se valora más el clima laboral y las posibilidades de desarrollo profesional que la retribución por sí sola y, así, cuando se considera el sueldo se suele hacer dentro del mix retributivo.

Hace unas semanas hablábamos de lo importante que era la transferencia de emociones para la empresa según Santos Fernández Villegas, Presidente Honorífico de AEDIPE. Este autor, en un artículo publicado el 27 de marzo pasado en el periódico Levante, ahonda aún más en esta cuestión y afirma que una “motivación emocional es una diferenciación competitiva”.

Santos Fernández se basa en tres pilares para conseguir este compromiso entre empleado y empresa, que puede llegar a conseguir un aumento del 30% de la productividad y tiene beneficios tanto para la empresa como para el trabajador:

  • La orientación a las personas en la cultura empresarial de tal manera que se perciba, de verdad, que es el principal activo a través de las políticas  y procedimientos de recursos humanos y que aportan valor añadido a la empresa.
  • La orientación a resultados de tal manera que los recursos humanos estén perfectamente alineados con el plan estratégico de la empresa a través de la planificación, organización y formación.
  • La orientación hacia la sociedad de tal manera que la ética personal y profesional se perciban como ejes de actuación de todo el personal de la empresa.

En definitiva, se trataría de creer en las personas y hacerlas partícipes de la organización.

Y vosotros, ¿qué creéis? ¿realmente son tan importantes las personas para la empresa? ¿o quizás lo único que les importa a la mayoría de los trabajadores sea cobrar a fin de mes?. Espero vuestras respuestas.

 

Ximo García

Imagen de Wikimedia Commons; autor: indo consultores;  Creative Commons

 

¿Te pareció interesante? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *